EPOC y Tabaco, una relación de riesgo

Esta científicamente probado que el Tabaco es el principal factor de riesgo de EPOC. Esta relación es tan estrecha que algunas guías de práctica clínica como GesEPOC incluyen el tabaco en su definición de EPOC: “la EPOC se caracteriza esencialmente por una limitación crónica al flujo aéreo poco reversible y asociada principalmente al humo de tabaco”.

Se sabe que hasta un 50% de los fumadores acaba desarrollando EPOC. Es por tanto fácil deducir que no fumar es la mejor medida preventiva contra la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica o EPOC y que a medida que se reduzca el número de fumadores se reducirá también el número de enfermos de EPOC.

Además, fumar es un factor desencadenante de la EPOC, es decir, un factor que empeora tu EPOC y puede causar una exacerbación, o reagudización, de sus síntomas, que provoque una hospitalización.Dejar de fumar es lo mejor que puedes hacer para proteger tus pulmones y, si ya tienes EPOC, evitar que los síntomas de EPOC empeoren.

Y recuerda, que no hace falta fumar para estar expuesto al humo del tabaco, la exposición pasiva o indirecta al humo también es perjudicial para la salud, especialmente en la infancia y adolescencia.